Identifica y aprende a manejar tus deudas.

Educación 12 de junio del 2020
Endeudarse no siempre es malo, pero es importante identificar qué tipo de deudas son y evitar que se salgan de control.

Lo más importante es definir cuánto pagamos al mes para saldar esas deudas. Si destinamos menos del 30% de nuestros ingresos se trata de una deuda controlable, pero si supera ese porcentaje puede ser un foco rojo que derive en un problema serio.

Hablando de deudas controlables, que son las recomendadas, existen dos tipos que necesitamos entender antes de adquirirlas.

Deudas destructivas: Todo aquello que compramos a crédito y que con el paso del tiempo pierde valor. No necesariamente son malas, pero no generarán un valor agregado.

Deudas constructivas: Todo lo que compramos a crédito pero que con el paso del tiempo aumenta su valor. Por ejemplo, una casa, terrenos, educación o inversiones.

En pocas palabras, las deudas destructivas están relacionadas con el consumo y gastos diarios, como comida, viajes y ropa, mientras que las destructivas son aquellas que tienen un objetivo más grande y a largo plazo.

Sea cual sea el caso, lo importante es tenerlas bajo control y tener de ambas. No podemos librarnos de las comunes, pero sí podemos incluir deudas constructivas para proteger y hacer crecer nuestro patrimonio.

¿Tienes alguna duda o te gustaría conocer más sobre educación financiera y finanzas personales? Envíanos un mensaje a través de Facebook, Instagram o Twitter.

Invierte con DINN y vive la experiencia de ganar sin esfuerzo.