Roma no se construyó en un día.

Educación 29 de mayo del 2020
Desde pequeños nos inculcaron la importancia del ahorro, pero nunca nadie nos dijo cómo hacerlo y que puede no ser tan sencillo como parece.

Tener dinero extra en las manos siempre es una tentación y la posibilidad de comprar prácticamente cualquier cosa en línea no es de mucha ayuda. Es verdad que el ahorro es un hábito que implica esfuerzo y dedicación, pero no tiene por qué ser un martirio.

Bien dice el dicho que Roma no se construyó en un día y tú no vas a poder comprarte eso que tanto quieres si no empiezas a ahorrar hoy. ¿Pero cómo comenzar?

Existen diferentes métodos para que puedas hacerte de este hábito, uno de los más populares es el reto de las 52 semanas. Es tan sencillo como comenzar ahorrando $20 la primera semana e ir duplicando la cantidad hasta completar las 52 semanas que componen un año.

La ventaja de esta metodología es que te permite integrar el hábito de ahorrar en tu vida casi de manera imperceptible gracias a que comienzas con un monto bajo y lo vas aumentando de manera gradual.

Si quieres ir todavía un paso más adelante, al invertir semanalmente estas mismas cantidades en lugar de dejarlo solo en tu Banco, puedes lograr un ahorro aún mayor al final del plazo. El secreto es ser constante y tener la mirada bien puesta en la meta a largo plazo.

La creación de nuevos hábitos funciona de manera diferente para cada persona. Hay quienes de un día a otro pueden cambiar su rutina completamente, pero hay otros que necesitan un poco más de tiempo. ¿Tú a cuál segmento perteneces?

¿Tienes alguna duda o te gustaría conocer más sobre educación financiera y finanzas personales? Envíanos un mensaje a través de Facebook, Instagram o Twitter.

Invierte con DINN y vive la experiencia de ganar sin esfuerzo.